Una empresa cautivadora

Desde su sede central en Colonia, esta venerable empresa familiar ha conquistado el mundo del viaje. A pesar de los años transcurridos, sigue siendo una empresa dirigida por el propietario, cuenta con sus propias plantas de producción y mantiene su sede en Colonia, 115 años después. La mayor parte de los casi 200 pasos de fabricación necesarios para producir una maleta se realizan a mano. Solo así se puede mantener la máxima exigencia de calidad que RIMOWA se ha impuesto a sí misma. Toda una excepción en el sector, dicho sea de paso. Gracias a su continua expansión, desde el año 2008 se han sumado a la sede de Alemania otras plantas de producción en la República Checa, Canadá y Brasil. Sus productos de gran calidad, fabricados a mano en talleres artesanos, se distribuyen a 65 países de todo el mundo a través de representantes autorizados, comercios propiedad de la empresa y tiendas insignia.

Además, la empresa promueve acuerdos de venta selectivos con empresas alemanas de calidad excepcional como Porsche o Lufthansa. Tanto si se trata de la entrañable maleta de aluminio como del modelo más ligero fabricado con policarbonato, un material de alta tecnología, el característico patrón de ranuras estructurales de RIMOWA se reconoce a primera vista. A pesar de carecer de logotipo, el diseño de ranuras es inconfundible gracias, por ejemplo, a su aparición en numerosas producciones cinematográficas internacionales. Aunque RIMOWA ya está presente en incontables países, se ha marcado con claridad sus retos de futuro: convertirse en la maleta de preferencia de aquellas personas que, en todo el mundo, asocian viajar con grandes expectativas: expectativas de calidad, de funcionalidad y de diseño. Y, por supuesto, la expectativa de que el viaje resulte una auténtica vivencia.